viernes, 31 de diciembre de 2010

Descansen en Paz

Este 2010 que está a punto de terminar ha sido un año lleno de grandes momentos y recuerdos que no se borrarán pero también ha sido el año en el que hemos dicho adiós a una serie de artistas irrepetibles y fundamentales en la historia de la música. Y otros no tan determinantes pero que sí han aportado su granito de arena particular. Este post es un homenaje a todos ellos y en especial a los 10 muertes que considero más imporantes:


1. Malcolm McLaren: El padre del punk. Descubridor, manager y productor de los Sex Pistols, fue la cabeza pensante que propició el gran éxito de la banda. A través de la moda se introdujo en la música, convirtiéndose en una figura fundamental no solo del desarrollo del pop británico de los 70, sino de la música en general (entre otras ocupaciones, le corresponden la de manager de los New York Dolls). Rest in Punk.

2. Enrique Morente: Una pérdida muy dura, sobre todo por las circunstacias en que sucedió. El Maestro Morente no solo fue un excelente Cantaor, sino también un revolucionario e innovador del flamenco y un artista muy unido y querido por la comunidad independiente: ahí queda "Omega" el album que grabó junto a Lagartija Nick, obra fundamental de la música española o sus colaboraciones con Los Planetas o Sonic Youth.

3. Alex Chilton: El líder primero de los Box Tops y después de Big Star, banda pionera del powerpop, fue uno de las mentes más prodigiosas del pop de los 70, convirtiéndose en una figura de culto a partir esos años hasta la actualidad. Así lo demuestra albumes de la banda como "#1 Record" o "Radio City" o su poderosa influencia en grupos del género como The Posies, Teenage Fanclub o Weezer y otros como Rem o Replacements.

4. Doug Fieger: Frontman de The Knack, banda californiana que revolucionó en 1979 las listas de éxitos con su hit "My Sharona". Aparte de este hecho anecdótico, el legado de Fieger no queda ahí, su principal aportación fue sacar del anonimato al powerpop y hacerlo mundialmente famoso. Eso y unas cuantas canciones directas y adictivas más.

5. Mario Pacheco: Porque la música no son solo los artistas, Pacheco fue el fundador de la discográfica Nuevos Medios, además de productor musical y fotográfo. Desde los tiempos de la movida hasta sus incursiones en terrenos desconocidos como el flamenco-pop la labor de este hombre ha posibilitado a la industria musical española abrir sus miras y otorgar éxito masivo a bandas que jamas lo hubieran conseguido de no ser por su apoyo y apuesta.

6. Jay Reatard: Trágica muerte (al parecer por suicidio) de este prolífico artista a la temprana edad de 29 años, que grabó gran cantidad de material en pocos años tanto como solista como miembro de los Reatards y Lost Sounds. Relevante dentro de la escena independiente y con una facilidad asombrosa para fusionar garage, punk y pop en canciones incontestables, todo ello cubierto por una figura polémica y con un directo atronador y violento.

7. Bobby Farrell: Bailarín y miembro principal de los imprescindibles Boney M, autores de éxitos de la talla de "Rivers of Babylon", "Daddy Cool" o "Rasputin". Su relevancia no solo se debe a su aportación en temas tan míticos, sino al hecho de que por aquellos tiempos, pocos artistas como él actuaban en directo (y no en playback) a la vez que transformaban perfectas y eleboradas coreografías.

8. Paul Grey: Excelente bajista y co-fundador de uno de los grupos más relevantes del denominado nuevo metal, Slipknot. La importancia del mismo no solo residía en lo meramente artístico, sino también en el aspecto estético, rompedor e inquietante, dandole nuevos matices a un estilo, el metal, que pedía a gritos una renovación.

9. Mark Linkous: Cantante y fundador del grupo Sparklehorse, esta fue otra de las muertes de 2010 que se debió a suicidio. Artista profundamente inquieto y poco conservador, también destacó por su trabajo de poesía que plasmaba en sus canciones tristes e intimistas. Sus colaboraciones con Daniel Johnston, PJ Harvey o David Lynch revelan la calidad de su obra y su relevancia dentro de la escena independiente.

10. Captain Beefheart: Artista no muy popular, pero como suele suceder en estos casos, tremendamente influyente. Miembro de The Magic Band a partir de 1965 realizaba una música novedosa y rompedora: blues con toques psicodélicos y apuntes de free-jazz- Prueba de ello, fue que llamara la atención del mismísimo Frank Zappa, con el cual colaboraría a lo lardo de las dos siguientes décadas.


RIP.

1 comentario:

El Fabricante dijo...

Brillante, Olímpico. Brillante.
Feliz año nuevo, tío.